Ecologismo de andar por casa

Pongamos que 350 estudiantes se despiertan y encienden la luz, se duchan, desayunan, se desplazan a sus universidades, comen, hablan, estudian (o siguen hablando), vuelven, ponen el aire acondicionado, cenan, lo apagan (esperemos) y duermen. ¿Cuál es el impacto ambiental de esa residencia de estudiantes que esta en pleno centro de Madrid?

Nos encantaría saberlo y estudiarlo. Lo que sí sabemos, por pura observación, es que se puede reducir. Así que hemos recopilado 11 reflexiones (hay miles) para ser un poquito más cariñosos con el medio ambiente. Con que os gusten dos o tres ya estaremos haciendo algo por el planeta:

1. TELA

Tiene tela que la mitad de este post vaya a ser una vuelta al pasado. Un revival de lo cotidiano. Pero en el mundo post-plástico se lleva el estilo pre-plástico. La tela es, además, un material mucho más sostenible (y efectivo) para servilletas y pañuelos. ¡Y más elegante!

2. LAS PAJITAS

Las carga el diablo. Fuera de hospitales o casos de necesidad física, ¿tiene verdadera utilidad una pajita? Como asesinas en serie de la fauna marina son voraces, como método para beber, 100% prescindibles. No hay que ser controlador aéreo para manejar un vaso.

3. TIRAR COMIDA A LA BASURA

A todos nos encanta comer con los ojos. Y más en régimen de pensión completa con desayuno bufé libre como tenemos en nuestras residencias. Pero mejor servirse tres veces que tirar un delicioso cruasán. Y en restaurantes, por favor, acábate la comida: al personal se le parte el alma tirando tu última gamba a la basura.

4. PLÁSTICO (plastic is not fantastic!)

Evita los productos excesivamente envueltos o el café en cápsulas y rechaza las bolsas de plástico (o reutilízalas). Llévate a la compra mochilas, cestas de esparto o bolsas de tela (dobladas caben en un bolsillo) como estas tan chulas que os damos en vuestro welcome pack.

Ecologismo de andar por casa  

5. JUST FIX IT

Hazte un poco manitas e intenta arreglar las cosas en lugar de tirarlas. Tú puedes.

6. JABÓN

Ésta es sencilla, utilizar pastilla en lugar de bote ahorra todo un envase plástico. Lo que nos recuerda al Zero Waste, ¿te suena? Es un movimiento que persigue erradicar la basura del mundo.

7. EL CAMPO

Así era el mundo antes de que llegáramos. Salir de excursión es buena forma de darse cuenta de lo que nos jugamos.

8. CLIMATIZACIÓN

Con mesura por favor. En general, no es de recibo ir en manga corta en febrero ni dormir bajo manta en agosto. En las resis tenemos regulado el máximo y mínimo para que nadie críe pingüinos.

9. CONSUMISMO (calma, seguimos hablando del medio ambiente)

Trata de comprar menos y comprar bien. Gasta en calidad y elige productos que duren y de los que conozcas su procedencia. Cuanto más cerca se produzcan menos combustible ha supuesto importarlos. En alimentación, mejor si es local y de temporada. Nosotros, por ejemplo, velamos porque los productos de nuestro restaurante sean frescos y km0.

10. BOLSILLOS

Descubre dónde los tienes y cómo utilizarlos para evitar que te den una bolsa minúscula para unos ibuprofenos.

11. HABLABLABLA

“Compartir es vivir”. Si algo de esto te ha parecido bien, cuéntalo. A tus colegas, tu familia o a la gente del metro. Es importante concienciarse, aunque haya que ponerse un poquito intens@.

Alguien dijo “no queremos medio ambiente, lo queremos entero”. Y no podía tener más razón.

11+1. AUARA

De propina os vamos a contar que hoy, 22 de marzo, es el día mundial del agua. No es un diluvio ni un día sin zumo, es un día para reflexionar sobre su importancia y concienciarnos de su valor. Por eso aprovechamos para hablaros de AUARA, la marca de agua presente en nuestras máquinas de vending y con la que os recibimos el día de vuestra llegada.

AUARA es una empresa social que dedica el 100% de sus dividendos a abastecer de agua potable a quienes no tienen acceso a ella. Sus botellas son de plástico reciclado R-Pet y cuadradas (para optimizar su transporte y ahorrarle CO2 a la atmósfera).

El agua proviene de León, es de mineralización débil y baja en sodio. Cada etiqueta de AUARA tiene un código QR con información sobre el proyecto particular al que va asociado esa botella. Gracias a ellos calmar la sed se ha convertido en una pequeña contribución diaria.