¿Por qué nos llamamos Garbí?

Residencia Garbi

Los nombres siempre significan algo. Cuando tenemos que escoger cómo vamos a llamar a nuestra mascota o al personaje de la nueva aventura de rol que vamos a jugar, lo pensamos bien y cuidamos que sea perfecto para la personalidad y el cariño que le tenemos. Y así hemos hecho también con nuestra residencia.

El Garbí (o llebech) es el nombre con el que en el levante español se conoce al viento que sopla del suroeste. Un viento que entra por el mar Mediterráneo revolviendo y refrescando muchas de las ciudades de las costas españolas como Barcelona.

Los vientos adquieren su nombre por la dirección o el lugar de donde proceden, nunca por el sentido al que soplan. Si fuera así, tal vez este viento se llamaría «Barceloní» o «Viento del sureste español».

Al atravesar todo el mar Mediterráneo, Garbí es un viento fresco y embriagador que suele llegar a la península precedido por la calima y transportando consigo pequeñas partículas de arena del desierto del Sahara. Es como un buen café con hielo a las cuatro de la tarde un 12 de junio tras un examen final de Estadística.

En palabras de Josep Pla, es «el viento de las tardes de verano», el que sopla mientras tomas un limón granizado en una terraza de la Barceloneta o el que consigue que cambies el partido de voley en la playa por una tarde de juegos de mesa, ya que muchas veces también es preludio de lluvia.

El viento cuenta con muchas connotaciones positivas. Se asocia a la idea de empujar, de dar aliento, de generar energía o de ayudar a navegar. Por eso es por lo que decidimos llamar a nuestra resi situada en pleno centro de Barcelona: Residencia de Estudiantes Garbi. Como el viento, los estudiantes necesitan vivir en un sitio que sea tanto motor de estudio como de diversión.

El viento Garbí es el que airea las habitaciones de los residentes, el que aviva la llama de los faroles de nuestras terrazas, el que nos despeja después de una jornada de estudio y acompaña las noches de diversión de toda la comunidad universitaria.

Algo que se refleja muy bien el el logo de la residencia.

En Nexo Residencias no dejamos nada al azar y es por eso que el diseño de los logos siempre tienen un porqué. El símbolo de la Residencia Garbí se compone de dos elementos, el principal y común a todos que es una especie de V invertida que simboliza el techo bajo el que los estudiantes viven los años de universidad y un elemento arquitectónico de la residencia.

En el caso de Garbí, hace referencia a los balcones que el propio edificio tiene en una de las fachadas laterales. Balcones de aplacado y chapa metálica desde los que puedes ver la plaza de Sants, situada en pleno centro de la Ciudad Condal.

Si aún no conoces Garbí y estás pensando en estudiar en Barcelona, llámanos y te invitamos a un smoothie en una de nuestras terrazas.