Habitaciones de estudiantes en Garbí: cuando independencia rima con compartir

Wednesday morning at five o’clock, da igual lo que te hayan contado, está pasando: vas a independizarte. Por primera vez vas a salir del nido, y esa sensación no puede explicarse. Tienes que vivirla por tu cuenta, y ya lo creemos que la vas a vivir.

Una de las partes más excitantes de esta experiencia, ese momento en que te detienes y piensas “recórcholis, que me voy”, es cuando buscas dónde vas a vivir. Has googleado “residencias para estudiantes” tantas veces que el asunto te persigue allá donde vas, y todas las páginas de internet parecen saber que este año te vienes a vivir a Barcelona.

Hay tantas opciones que la cosa se complica, por eso, lo mejor es poner un poco de orden y tener en cuenta los puntos realmente fundamentales para poder comparar todas las ofertas:

  • Espacio: el tamaño importa, sobre todo el de la cama (mínimo, que no se te salgan los pies del colchón). Además, tienen que caberte todas las cosas imprescindibles como el kit de Nail Art, la tabla de padel surf o la guitarra eléctrica.
  • Baño: sabes que es tu casa cuando sientes que el baño es tuyo. Esto es así. Además de los principios básicos de higiene y agua caliente, un punto importante a tener en cuenta es lo nuevo que esté.
  • Zonas comunes: ¿dónde vas a reunirte para hacer los trabajos? ¿y las maratonetflix? Salas de estudio, livings, terrazas y otros espacios son tan fundamentales para la vida del estudiante como la Baticueva para Bruce Wayne.
  • Comedor: el hándicap de la independencia. La auténtica prueba de supervivencia. Por muchos capítulos de Másterchef que te hayas clavado, cocinar no es nada fácil (y mucho menos rápido). Por suerte, si tu residencia tiene pensión completa incluida, podrás escapar de la temida dieta del estudiante a base de Yatekomo, pizza del microondas y ensalada de Mercadona.

¿Existirá un paraíso terrenal que reúna todas estas condiciones? Tenemos buenas y malas noticias. La mala es que el Paraíso es una entelequia, la buena es que si existe algo parecido está en nuestra nueva Residència d’Estudants Garbí.

Y si algo no puede faltarle a nuestro Jardín del Edén secular, es la ubicación. Porque si tienes que pasar dos horas en el metro para llegar al Paraíso…tan glorioso no será.

Siendo conscientes de esto, hemos levantado la Residencia en el enclave mejor comunicado de la ciudad de Barcelona (y no, no nos estamos tirando flores): la Estación de Sants. Un lugar estratégico con conexión directa a los dos pilares de la vida universitaria; estudio (estamos a menos de 10 minutos de la Universidad de Barcelona) y ocio (a tiro de piedra de los barrios culturales más salados de toda la ciudad).

Pero lo que realmente hace del Paraíso una realidad, es que se parezca a la idea que tú tienes de un sitio perfecto. El árbol del conocimiento da la fruta que más desees. Y por eso nos hemos enfocado en que tengas capacidad para elegir qué habitación es la que quieres.

Siempre es mejor verlo en persona, pero para que vayas haciéndote una idea, te exponemos cuáles son tus opciones en la Residencia de Estudiantes Garbí:

Vivir en Garbí

Cuando abres por primera vez una habitación de la Residència Garbí, lo primero que te llama la atención es lo acogedora que es: los rayos del sol mediterráneo se cuelan por la ventana llenando toda la estancia, y te sientes como Miguel y Tulio descubriendo El Dorado. Después, empiezas a recorrerlo todo con la vista, y te encuentras con:

  • – Una cama mullida e impecable que parece decirte “estréname”.
  • – Una mesa de estudio amplia y robusta con más enchufes de los que jamás habrías podido soñar.
  • – Una cocina tan práctica, que parece sacada de una nave espacial.
  • – Y, por último, una puerta que te lleva hasta un santuario de azulejos blancos y acabados metálicos: el baño.

Esta es la base de la que partimos, a partir de aquí, tenemos opciones diferentes para elegir dentro de la Resi.

Apartamento en Barcelona con todas las comodidades. Independencia

Hay diferentes formas de entender la independencia, para quienes la interpretan como un lugar donde fuera cada cual hace su vida, y dentro se comparte hasta la última cuchara, en Garbí hemos diseñado los apartamentos.

Consiste en una habitación privada con baño individual, y un salón-cocina compartidos. La clave está en el equipo: electrodomésticos de última generación y una televisión tan inteligente que si te descuidas te resuelve los problemas de álgebra aplicada. Además, si tu filosofía de vida se basa en el “rico, rico y con fundamento” del maestro Carlos Arguiñano, y todos los días necesitas tu dosis de cocinillas, vas a morir de amor con las instalaciones.

Independencia pero con la comida hecha

Si tu Jardín del Edén es un vergel con más variedad que la Boquería, las habitaciones individuales con pensión completa incluida son tu sitio.

Dependiendo de si eres más de piano de cola o de clarinete, puedes elegir desde 12 hasta 20 m2. Todos con kichenette incluida (por si se da la improbable situación de que te invada la pereza y no bajes a desayunar / comer o cenar).

“Compartir es vivir”

Y para quienes van en doupla, hemos diseñado la habitación doble. Si tu fantasía es echarte unas risas antes de dormir, stalkear a tus followers en voz alta o no te puedes levantar por las mañanas si no te despierta alguien, este es tu espacio. 21 m2 de habitación con dos camas, baño compartido, kitchenette y, por supuesto, pensión completa incluida.

«Todo Incluido»

El precio de la habitación incluye todos los gastos de luz, agua, gas, internet y wifi de alta velocidad (para que navegues más rápido que Paquita Salas comiéndose un plato de torreznos).

Y aunque cueste organizarse al principio, saber dónde colocar cada cosa y organizar el armario, mientras no conviertas tu habitación en trinchera, nuestro equipo de limpieza pasará todas las semanas a repasarla a fondo y cambiar las sábanas y toallas.

Además, todas las habitaciones tienen climatizador individual, por si tu termostato interno es de los que oscilan un grado más arriba o uno más abajo y necesitas regularlo a tu temperatura.

Zonas comunes

Y como las habitaciones son tan cómodas que corremos el riesgo de que no salgáis de ellas, tenemos unas zonas comunes todavía mejores para que no caigas en la tentación de hibernar los 12 meses del año. Pero como ya te anunciábamos, cuando nos ponemos es a lo grande. Y es que cuando hablamos de espacio para el estudio y la diversión, nos referimos a:

  • – Gimnasio 24h
  • – Salas de estudio
  • – Zona coworking
  • – Sala de estar con billar, libros, tv y videoconsolas.
  • – Cafetería
  • – Sala de cine y ensayo
  • – Terraza con vistas privilegiadas, sol mediterráneo y hamacas preparadas para ti y tu fijación veraniega por la obra póstuma de Ernest Hemingway.