Vivir el próximo curso en una ciudad universitaria

Algo flota en el ambiente -y no son los 40º grados a la sombra- que te recuerda lo evidente: llegó agosto. El mes de pelear por la primera línea de playa, correr de un aire acondicionado a otro, y aplicar toda tu experiencia vital para llenar el congelador de granizado casero de limón.

Pero por mucho que intentes escapar a la mejor playa virgen de la Costa Brava, sabemos que la vida académica no perdona. La sombra de septiembre se cierne sobre tus expectativas de bronceado. Tanto si ya aprobaste la EvAU, como si te toca presentarte en septiembre, hay una decisión que tomar: dónde voy a vivir el año que viene.

Si es la primera vez que te topas con esto -elegir dónde vivir el próximo curso- probablemente tu cabeza estará hecha un lío. Breathe. Te ayudamos a ordenarte.

Hay tres factores fundamentales que tienes que considerar. Sabemos que hay muchos más -amistades, crush, familia, proyectos, etc.- pero podemos empezar centrándonos en esto:

1.º Qué estudio. La Carrera: lo primero y más difícil. Si desde tu primer día de guardería ya sabías “qué quiero ser de mayor” enhorabuena. Casi eres un ser mitológico. En serio, entendemos que no es fácil, pero por algo hay que empezar. Cruzamos los dedos por ti -sumando a las velas de tu bisabuela- para que entres en tu primera opción.

2.º Qué elijo. ¿Universidad pública o privada? ¿Presencial o a distancia? ¿Prestigio o innovación? Una vez empiezas a investigar, las opciones se multiplican como gremlins en la piscina. Considéralas todas y adelante con la decisión.

3.º Dónde estudio. La ciudad: si tenemos la carrera y la universidad, es el punto que tienes más fácil. Puede tocarte una ciudad que elijas, o no. Como diría Sun Tzu “El espionaje es esencial”. Infórmate sobre la ciudad; si es grande o pequeña, los transportes, opciones para ocio, deporte y cultura. Lo mejor: MD a alguien que ya esté sobre el terreno. Si os conocéis bien, si no genial. Ya empiezas a relacionarte con gente nueva.

Vivir en una ciudad universitaria

Hay palabras que hacen magia. Ciudad de vacaciones: hamaca, playa y cóctel en la mano -ojalá magia suficiente para mandarnos allá-. Ciudad Universitaria: ¿Eso qué es? Acompáñanos:

– Eureka. Muchas universidades. Muchas carreras. Ríete tú de las casas de los siete reinos. Para entender las dimensiones de esto, hay un concepto que te recomendamos explorar: sinergia positiva. ¿Qué pasa si juntamos ingenieras aeronáuticas con estudiantes de teatro en el mismo bar? Queremos saberlo.

– Ofertas de alojamiento. No es lo mismo vivir en Hogwarts que compartir piso con Sheldon. Y no solo por las relaciones sociales – todavía no sabemos cómo de fácil es convivir con fantasmas en la resi- los servicios, la seguridad y los precios no son los mismos.

– No vas a aburrirte. Puedes hacer All in con esto. En una ciudad universitaria, toda la vida gira en torno a ti -estudiante- y eso se refleja en programas, centros culturales, teatros, salas de conciertos… toda una check list que no te dejará escapar un bostezo -excepto por falta de sueño en época de exámenes-. Además, en Nexo Residencias hacemos el Plan Go: un programa de actividades con workshops, deportes, teatro, y salseo.

Ciudades universitarias

Vamos al grano. Ejemplos. Cualquier ciudad tiene derecho al título de #ciudaduniversitaria, pero algunas son referencia mundial. Y en España hay muchas, pero vamos a centrarnos en Madrid, Barcelona, Valencia y Granada.

Barcelona

La ciudad más cosmopolita de La Península, y una de las que más estudiantes universitarios nacionales e internacionales acoge al año.

Un clima mediterráneo con 9 meses de terraceo y una efervescencia artística 24/7 son los complementos perfectos para iniciar tu vida en la universidad. El plato principal es la excelencia: tanto los centros académicos, como las dos nuevas residencias que acabamos de abrir en la Ciudad Condal, son el caldo de cultivo idóneo para tu desarrollo personal.

Si quieres más información -y empezar a calcular en qué parte de la Barceloneta vas a plantar la sombrilla- te dejamos este post para chusmear a fondo la ciudad.

Madrid

Tal vez conozcas Madrid por el Madcool, el Festival de Otoño en Primavera o la Feria del Libro. Quizá porque Master Chef plantó ahí su restaurante. O La Posada de las Ánimas está en tu lista de lugares que no quieres -y no debes- perderte.

Una gran oferta de estudios y trabajo, o ser una de las ciudades más seguras del mundo hacen de Madrid el destino de miles de estudiantes. Además, su localización geográfica es una de las grandes ventajas para viajar durante la etapa universitaria.

La capital es el centro de miles de líneas aéreas, enlace de trenes y autobuses con los que viajar a todas las partes de Europa. Es la ciudad de quienes no deshacemos la maleta ni un solo día del año.

Valencia

La ciudad de Valencia se ha convertido en una de las más modernas del Mediterráneo: la Ciudad de las Artes y las Ciencias, el acuario más grande de Europa o el IMAX han puesto el foco sobre Valencia, convirtiéndola en una gran opción para la investigación y la vida universitaria.

Y si la gastronomía mediterránea de tota la vida es lo tuyo prepárate para una paella junto al mar los domingos. Podrás ir en bici a todas partes en menos de media hora, aunque esperamos que no te asusten los petardos, porque en Valencia las mascletás son patrimonio de la cultura popular.

Granada

El término tapa-caña se tuvo que acuñar en Granada. Si acabas viviendo en esta pequeña ciudad sureña, los idiomas dejarán de ser un problema: es la urbe que acoge más Erasmus al año.

Si eres de ni coche ni bici, si no que prefieres ir a pie a todas partes, Granada es tu sitio. La mayoría de las facultades se encuentran cerca del casco histórico (núcleo de la fiesta y el tardeo). Además, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y el atardecer en el Albaicín, con la Alhambra de fondo y la música omnipresente en los miradores, es uno de los más bonitos que verás jamás.