Ventajas y desventajas de la vida universitaria

Se acabó escuchar frases como «no llegues más tarde de tal hora a casa» o «hasta que no acabes los deberes no sales».

Comenzar la etapa universitaria significa que ahora los límites los pones tú. Tú te organizas y desorganizas. Tú decides qué hacer en cada momento.

Porque esta nueva etapa es una pasada, pero también tiene sus responsabilidades y desventajas. En Nexo Residencias, orientamos nuestras residencias para estudiantes para que podáis concentraros en las cosas realmente importantes: la carrera y la vida, y os olvidéis de las tareas farragosas del día a día como cocinar o limpiar.

Queremos contarte un poco de qué va esto de salir de casa e irte a vivir a otra ciudad y comenzar los esperados estudios.

Ventajas de ir a la universidad

Freedom

Como ya comentábamos, comenzar la etapa universitaria es tener la oportunidad de empezar a vivir por tu cuenta, de ganar en libertad. Se acabaron las reglas impuestas en la época del instituto, ahora te toca a ti marcar las líneas rojas y crear tus propios límites para poder sacar adelante los estudios y disfrutar al mismo tiempo. Capacidad resolutiva será tu segundo nombre.

Abrázate a la autoestima y la seguridad

El hecho de comenzar a moverte en un ambiente que te apasiona y la motivación de sentir que ya estás construyendo tu futuro te van a convertir en la persona que siempre quisiste ser, la de las frases motivacionales en Instagram. Imágenes de cuentas como @culturapositiva pasarán a formar parte de tus stories diarios.

Descuento a descuento y tiro porque me ahorro mazo

Cuando llegas a la universidad una de las primeras cosas que haces es sacarte el carné de universitario. Esto es la llave a descuentos, promociones y tarifas especiales en cines, librerías, conciertos, bares y restaurantes, transporte público… Este carné contiene más magia que la varita de Harry Potter.

Amigos y followers

Dicen que los amigos que haces en la universidad son para toda la vida. Pero no todo va a ser jarana. La universidad te abre las puertas a crear relaciones con los compañeros de carreras más allá de la caña de después de clase. Es un espacio en el que las habilidades personales, innovadoras y creadoras confluyen entre alumnado y profesorado. Si creías que ya tenías suficientes seguidores en Twitter, espérate a llevar tres años de carrera.

International life

La oportunidad de vivir un año en el extranjero es algo que la universidad te ofrece a partir del segundo año. Y no solo eso, España es el destino de miles de estudiantes de otros países con los que coincidirás en clase, en la cafetería y en las miles de fiestas Erasmus que se hacen a lo largo del año en la universidad y la residencia para estudiantes en la que vivas.

La oportunidad de decidir qué quieres

Entrar en la universidad es un camino con miles de posibilidades, son los Play Off del mundo laboral. No es la puerta a Narnia, pero sí te abre todo un mundo por descubrir. Las diferentes actividades que organiza y la gente que conoces te ayudarán a saber si la carrera que has escogido es lo que creías o a qué rama del mundo laboral te quieres lanzar.

Lo que llamaríamos no ventajas de ir a la universidad

El sustito antes de saltar

Cuando sales de casa por primera vez siempre asusta. Creemos que no tenemos la preparación suficiente para el desafío de cambiar de ciudad y sacar a delante los estudios universitarios con todo lo que conllevan (trabajos, materia de estudio, dinámica del aula…). Pero esto es solo el vértigo antes del salto.

Que la nota de corte no sea un impedimento

Asume que el numerito que determina si entras en la carrera que quieres en la ciudad a la que estás deseando mudarte te va a perseguir hasta en sueños. El último año de instituto es clave para que, en selectividad, la nota de corte no se convierta en tu peor pesadilla.

El miedo a cambiar de casa

Compartir piso no siempre sale bien. El tiempo de ocio y estudio se ve supeditado a tareas y deberes como horarios de limpieza, convivencia, hacerte la comida para toda la semana o coordinarte la empresa de paquetería para estar en casa cuando te llegue la funda del nuevo portátil que te han regalado para tomar apuntes. Es importante dónde y cómo vivas. Barajar opciones entre piso compartido, colegio mayor o residencia universitaria es importante.

Gestiónate la economía

Esta cuestión al principio puede ser complicada. Que si las fiestas de bienvenida, que si el café del descanso, salir a cenar con los compis del colegio mayor… Lo que esto consigue es que te conviertas en la persona más experta en localizar el bar donde te ponen la tapa más grande y en conseguir que te pongan en lista cada finde en una disco diferente. Además, te aseguramos que no habrá quién te gane en sacarle partido al carné de estudiante.

No es como escuchar en bucle el Cantajuegos, pero se hace largo

Una carrera universitaria son varios años de estudio, mínimo 4. Todo depende de qué carrera hayas decidido estudiar y el tiempo que le dediques. Algunas, como Medicina, te pedirán una mayor inversión, pero no hay nada imposible.

Como ves, en la vida universitaria no hay blanco o negro, no todo es color de rosa ni un agujero de gusano. Tiene tanto ventajas como desventajas.

Lo importante es descubrir qué quieres hacer y dónde. El resto dependerá de cómo decidas vivir esta nueva etapa y la conexión a internet que tengas contratada, que no sabes lo que es pelearte con el rúter a 10 minutos de que el profesor cierre la aplicación del campus online.

Eso sí, asegúrate de que palabras como experiencia, amistad, conocimiento y crecimiento vayan a formar parte de este momento.