No hay estudio sin descanso, descubre cómo combinarlos

Estudio y descanso en una residencia universitaria

Se acerca la PAU y aumentan el estrés, los nervios, las noches sin dormir… ¿Te suena?

Que no cunda el pánico, estamos a tiempo de remediarlo.

¡Toma nota!: Descansar y desconectar adecuadamente es la mejor garantía para rendir al 100 %. Increíble pero cierto, la atención prolongada en una sola tarea conduce a más estrés y mayor agotamiento y eso es lo último que queremos.

Momentos como la Semana Santa son perfectos para poner en práctica un buen work planning. Sabemos que cuando llegan las vacaciones solo tenemos ganas de viajar y socializar. Deja que te contemos cómo puedes combinarlo.

Claves para rendir a full esta PAU

Duerme las horas adecuadas: los expertos explican que el sueño es la mejor herramienta para consolidar recuerdos. Dormir al menos 7 horas puede ser la mejor forma de grabarte a fuego en la memoria cada una de las asignaturas.

Daydream: ¿cuántas veces has pensado que soñar con los ojos abiertos es una perdida de tiempo? Pues te equivocas. Al estudiar utilizamos el hemisferio izquierdo, por lo que una actividad que potencie el hemisferio contrario ayudará a desconectar y cargar batería. Así que, ¡a soñar se ha dicho!

Desarrolla buenas técnicas de relajación: está claro que si estudias en la biblioteca lo de ponerse a hacer yoga da un poco de palo, pero no todas las técnicas requieren de una gran movilidad.

Dedica 30 segundos a respirar profundamente, céntrate en el aire, en cómo entra y sale de tus pulmones. ¡Así de fácil! Alucinarás con los resultados.

Organízate bien los tiempos de descanso: ¡muévete! Levanta el culo de la silla, camina y estira un poco. Tomarte 5 minutos por cada hora de estudio es clave para optimizar las horas delante de los apuntes.

Practica tus hobbies: como ya hemos comentado, cuanto más creativa sea la actividad que realices y más incluya el movimiento físico, mejor. Pasas muchas horas en la silla, tu cuerpo también necesita que le dediques tiempo. ¡Mueve el esquelto!

Socializa: es imprescindible y necesario antes y después de la jornada de estudio. Queda para comer, para tomar algo después de la biblioteca, para dar una vuelta de camino a casa. Desconecta y pasa tiempo con tu gente.

Mantén una buena dieta: Mens sana in corpore sano. Una mente sana en un cuerpo sano, si no cuidas tu alimentación el cansancio se apoderará de ti y da igual si el resto de consejos los llevas a cabo. Una dieta equilibrada no puede faltar en tu plan de estudios.

Una buena desconexión es la clave para ganar en calidad de estudio. Muchos estudios establecen que no es tan importante las horas que inviertas sentado frente a los libros como la calidad de esas horas. Cuanto más agotamiento tengas, más tiempo habrá que emplear en retener la información.

Sí, como lo oyes. Ya tienes las claves para poder crearte tu plan de trabajo perfecto para llegar frescura y la mejor preparación al momento de hincar codos.