Claves para un buen TFG

como se hace un trabajo academico universitario

Después de los años de carrera, has entregado cientos de trabajos y has realizado miles de exposicio-nes en las que has pasado de ser una masa temblorosa, como efecto secundario de hablar en público, a nivel maestro en contestar preguntas de los compañeros que intentan ponerte a prueba.

No se puede decir que no hayas cogido experiencia, pero solo de pensar que pronto tocará ponerse con el famosos Trabajo Final de Grado (TFG), las piernas flaquean un poco.

Las preguntas clave son: ¿sobre qué lo hago? Y, ¿cómo lo hago?

Claves para un Trabajo Fin de Grado perfecto

Vamos a intentar poner un poco de luz a este momento contándote algunas claves sobre cómo en-frentarte al TFG y cuestiones que debes tener en cuenta para realizarlo.

1. Escoge el tema

Suelen presentarse dos opciones. Una, que seas tú quien proponga el tema. Dos, que sea el tutor o tutora quien escoja el tema que vas a trabajar.

Siempre es más cómodo que alguien se coma la cabeza por ti y te digan lo que tienes que hacer, pero asegúrate que el tema te interesa ya que vas a pasar mucho tiempo investigando y escribien-do sobre él. No te conformes con cualquier cosa, la motivación es el principal motor para sacar la mejor nota.

2. Busca y rebusca

Se acabó googlear la palabra clave y quedarte con las tres primeras páginas que salen en el busca-dor. Un TFG requiere de una investigación más exhaustiva y, por supuesto, de fuentes notorias y relevantes. Esto no quiere decir que tengas que ir a la biblioteca únicamente para conseguir toda la información. En internet hay miles de bibliotecas virtuales donde poder encontrar lo que ne-cesitas, algunas de las más destacadas son: ScienceDirect, ACM Digital Library, Emerald Journals, IEEE Electronic Library o las bases de datos de Proquest, Taylor & Francis.

3. Toma nota

Aunque parezca evidente, muchas veces nos lanzamos a leer e investigar sin nada para apuntar las ideas que se nos van ocurriendo, las frases que nos motivan o la web que no te da tiempo a consultar ese día.

Tanto si eres de papel y libreta como de aplicaciones como Evernote o TagSpaces, anota todo lo que pase por tu cabeza. A veces no somos conscientes de haber tenido una buena idea hasta que lo releemos por segunda vez. Esto también te ayudará a empezar a hacer un mapa mental de cómo estructurar el trabajo, in-cluso a tener un borrador de índice.

4. Esquema base

Antes de ponerte a escribir, es importante que tengas en cuenta los siguientes puntos que no de-ben faltar en tu TFG:

  • 1. Portada: cada universidad establece un formato de portada, debes consultar las bases que te han facilitado. Eso sí, que no falten tus datos personales y el título que has escogido pa-ra el trabajo.
  • 2. Índice
  • 3. Introducción: un breve texto en el que explicas por qué escogiste este tema y los objetivos que pretendes conseguir.
  • 4. Texto o cuerpo del trabajo: aquí tienes que volcar todo lo que has investigado dividiéndo-lo en capítulos de forma clara y coherente.
  • 5. Conclusiones: las conclusiones van relacionadas con la introducción. Lleva cuidado en no repetir datos del trabajo. Este apartado consiste en aportar conclusiones globales con todo lo que has investigado.
  • 6. Bibliografía
  • 7. Anexos: en caso de ser necesarios.

5. Hora de escribir

Una vez que llevas mucho leído, has tomado notas y tienes un borrador con el orden a seguir; es el momento de ponerse a escribir. No te olvides de:

  • 1. Escribir de forma clara y concisa. Más vale poco y directo que mucho e incoherente.
  • 2. No generalices ni repitas información.
  • 3. No utilices frases hechas.
  • 4. Cita toda la información que aportes de otros autores.
  • 5. Desarrolla los acrónimos antes de utilizarlos y no escribas abreviaturas.
  • 6. Incluye notas a pie de página para aclarar los puntos que sean necesarios.
  • 7. No plagies.

6. Normas básicas de estilo

Lo normal a la hora de presentar un TFG es que las normas de maquetación coincida con los si-guientes parámetros. De todas formas, revisa meticulosamente las normas de presentación que te da la universidad, no sea por que no te hayamos avisado:

  • 1. Letra Times New Roman
  • 2. Cuerpo 12
  • 3. Interlineado sencillo
  • 4. Entrega en pdf

7. Cómo citar un texto

Todas las citas directas van con comillas al principio y al final del texto, el cual debe ser literal, es decir, que reproduzca textualmente las palabras del autor o autora. Tras las comillas finales se añade, entre paréntesis, el autor, el año y la página.

Un ejemplo sería: La herramienta de trabajo “es una forma única de elaboración autónoma” (Fernández, 2009: 36).

8. Biografía final

Las referencias biográficas deben seguir la norma ISO 690 (International Standard Organization).

A la hora de citar, todo depende del número de autores o el tipo de publicación, entre otras cosas, pero la forma más corriente es: APELLIDO/S, Inicial del nombre (año de edición). Título. Lugar de edición: Editorial.

Por ejemplo: FERNÁNDEZ, J. (1992). Formas y estilos en la escritura. Madrid: Alfaguara.

9. No dejes de lado al tutor

La tutora o tutor de tu TFG es quien va a guiarte más que nadie por el camino. Pregúntale todas tus dudas, ya sean de forma o de fondo, está ahí para ayudarte. Enséñale la bibliografía que has escogido, cómo avanza tu trabajo; pídele que revise todo lo que escribes. Cuanto más cuentes con su ayuda mejor será la preparación para luego enfrentarte al tribunal el día de la presentación.

No estamos diciendo que le agobies cada día con 5 emails consultándole absolutamente todo, ni un extremos ni otro. Pero muchas veces nos tiramos meses sin hablarle o contarle cómo anda la investigación y cuando nos damos cuenta que necesitamos ayuda estamos a dos semanas de en-tregar el trabajo.

Ya sabes los puntos clave y básicos que tienes que tener en cuenta a la hora de enfrentarte a tu TFG. Pero no son los únicos y, como ya te hemos dicho, muchas veces depende de la universidad, hay matices que cambian. Lo primero, eso sí, es escoger el tema, ¿tienes ya el tuyo?