10 consejos a un mes de selectividad

10 consejos a un mes de selectividad

Queda prácticamente un mes para selectividad y el pánico empieza a apoderarse de ti. Parece que llevas toda la vida preparándote para este examen y eso hace que te obsesiones con los días de las pruebas.

Pero que no cunda el pánico, un mes da para mucho y más si te lo preparas bien.

Llevas un año machacándote la materias que entran y las opciones que puedes escoger, vamos, que lo tienes más que claro.

Ahora solo queda organizarte y repasar de la forma más productiva posible.

Decálogo del estudiante de selectividad

Te dejamos aquí 10 tips que no debes olvidar para tenerlo todo controlado el día del examen.

Ten claras tus metas. ¿Para qué y por qué quieres hacer el examen de selectividad? Escríbelo en un papel y tenlo cerca siempre que te sientes a estudiar. Tener claro el objetivo y la motivación te animarán a sentarte cada día delante de los apuntes.

Equilibrar el tiempo que dedicas a cada asignatura. Siempre tenemos asignaturas que nos resultan más fáciles y aquellas insufribles que casi hemos dado por perdidas. Pero incluso esas hay que aprobarlas. Distribuye los días conforme a ello, ¡y que no puedan contigo!

¡Descansa! No es bueno estar varios días sin estudiar nada ni pegarte la paliza una semana antes. Aunque eso te funcionara en el colegio, selectividad son tres días intensivos en los que tienes que tener todas las materias claras y asentadas en la cabeza. Lo ideal es crear un calendario donde el estudio y el ocio estén presentes. Que si todo es estudiar, la mente peta.

Organiza los repasos. Anota los días de repaso de lo que llevas estudiado (lo ideal es hacer al menos 5). Establecer días claves te ayudará a centrarte y aprovechar el tiempo.

Ten claro el día del examen selectividad. Comprueba el día y organiza el bullet journal para tenerlo todo listo unos días antes. Así no habrá imprevisto que te impida llegar con todo controlado.

No tengas miedo a reorganizar. La fiesta de cumpleaños del año, el concierto de tu vida, la comida familiar a la que no puedes faltar, que tu serie favorita estrene temporada… Hay momentos que no puedes perderte. Modifica el calendario todas las veces que sea necesario para que te dé tiempo a todo.

Entrena modelos de examen. Lo habrás hecho mil veces en clase, pero prueba a hacerlo en casa a tiempo real, sin nadie más. Con ello aumentarás la seguridad y evitarás la ansiedad ante el examen.

Cuídate. No te olvides de ti. No te olvides de tu alimentación y calidad del sueño. Necesitas estar en plena forma en este momento.

Ejercicios de relajación. Práctica respiraciones y ejercicios de relajación que puedas hacer en tu asiento por si el día del examen lo necesitas.

Prepara el material necesario para el día de la prueba. Que el documento de identidad esté en vigor, que tengas dos bolígrafos del mismo color que funcionan y que controles las etiquetas de examen.