Cerrar diálogo
Regresa
Saltar al contenido (presione Entrar) Saltar al pie de página (presione Entrar)

LA IMPORTANCIA DE UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE EN LA RESIDENCIA UNIVERSITARIA ALEU

16/03/2021

Uno de los aspectos que más nos preocupan en la Residencia Universitaria Aleu en Barcelona en cuanto a la salud de nuestros residentes se refiere, es la alimentación. Este es sin duda un pilar fundamental para el rendimiento óptimo de cualquier estudiante.

Las implicaciones que puede tener una mala alimentación, saltarse una comida o comer rápido en el trayecto a la universidad para ganar tiempo, pasan por desarrollar malos hábitos alimenticios, falta de energía, cansancio, el empeoramiento del estado de ánimo y de la propia salud psicológica y desembocar irremediablemente en un peor rendimiento académico. Desde nuestra resi en Barcelona, hacemos todo lo posible para evitar este tipo de situaciones.

Por un lado, nuestra residencia se encuentra en una ubicación inmejorable, situada cerca de las diferentes facultades, con la mejor comunicación, para evitar que los alumnos pierdan demasiado tiempo en el trayecto y se vean obligados a comer en el transporte. Por otro y lo más importante, cuidamos el aporte nutricional con productos de proximidad, de la mejor calidad y con menús saludables y variados. En nuestra residencia ofrecemos pensión completa los 7 días de la semana: desayuno, comida y cena. Además, nos adaptamos a cualquier tipo de dieta si así lo solicitas.

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de cuidar la alimentación? No se trata de tener una dieta aburrida o una dieta que adelgace, sino de una dieta que nos llene de energía para mantener la concentración y poder desarrollar sin dificultad el esfuerzo que pueden suponer horas de estudio. Hablamos de una dieta variada compuesta por frutas, verduras, hortalizas, lácteos desnatados, huevos, pescados como el atún o el salmón, ricos en Omega-3, frutos secos, cereales y carnes magras como pollo, conejo o pavo. En conjunto, todos estos alimentos nos aportan todo tipo de nutrientes que nos ayudarán a mejorar nuestra capacidad cognitiva, nuestra memoria, nuestra retentiva, como las vitaminas A y C o el potasio de los plátanos. La vitamina B12 y los aminoácidos, presentes en alimentos como yogures, quesos frescos, leche desnatada o huevos, nos ayudarán a evitar el cansancio mental. El Omega-3 que ya mencionábamos mejorará nuestro nivel de concentración. En el caso de los frutos secos, ricos en fósforo, potenciarán nuestra capacidad intelectual.

De elaborar unos menús saludables y variados con la aportación de nutrientes que nos proporcionan los alimentos ya mencionados, nos encargamos en la resi, procurando el sustento necesario para afrontar el día a día que requieren nuestros residentes. Sin embargo, los estudiantes también han de poner de su parte, por ejemplo evitando comer demasiados dulces o demasiada comida rápida. Si necesitas picar entre horas, los frutos secos son un buen aliado para evitar las golosinas o la bollería industrial. En estos casos también son otra opción las barritas de cereales.

Como conclusión, hemos de recordar que una buena alimentación favorece el rendimiento académico y que descuidarla, puede poner en riesgo el esfuerzo de todo estudiante, por lo que procuraremos mantener una alimentación sana y unos horarios estables que favorezcan una buena rutina alimentaria y trataremos de evitar la ingesta de alimentos innecesarios como la bollería industrial y en general cualquier alimento rico en grasas saturadas.

Con el tiempo, notaremos cómo nos sentimos mejor, más descansados, con más energía y con una capacidad intelectual y una capacidad de concentración mayor para afrontar el día a día de las clases.