Así es la vida en el Colegio Mayor El Faro

el colegio mayor el faro es el mejor alojamiento para estudiantes en Madrid

Segundo de Bachillerato es un curso duro, o eso dicen. Llevan un año entero hablando de la temida selectividad, de la importancia de la nota para elegir carrera y de la aventura que supone cambiar de ciudad y comenzar a vivir fuera de casa.

Tu opción es empezar la universidad en Madrid. Desde que comenzaste a plantearte tu futuro académico y profesional lo has tenido clarísimo, y ahora que estás en la recta final tienes más determinado que nunca tu objetivo.

Has reunido todos los amuletos necesarios, has hablado con toda la gente conocida que vive en Madrid, El secreto es tu libro de cabecera y hasta te has metido en «Yahoo! Respuestas» para ver qué opinan de las diferentes universidades.

Está muy bien todo eso de proyectar e imaginar lo que va a ocurrir, pero mejor que eso es la realidad. Así que deja que te contemos cómo será tu día a día a partir de septiembre en el Colegio Mayor El Faro.

Viaje en el tiempo hacia tu futuro en el Colegio Mayor El Faro

Cierras los ojos y, tras una selectividad fácil y sin ningún contratiempo, has conseguido la nota suficiente para entrar en Medicina en la Universidad Complutense de Madrid.

Hace un mes que aterrizaste en la ciudad y no has parado desde el primer día.

Tienes tu habitación individual con baño privado y office con fregadero, microondas y nevera. Ya has llenado las paredes con los posters de The Rocky Horror Picture Show, El Silencio de los Corderos y Donnie Darko.

Conoces a todos tus compis de residencia desde el primer día, cuando celebrasteis la fiesta de bienvenida y ya habéis organizado un equipo de baloncesto para jugar en la liga universitaria.

Un día en el colegio Mayor El Faro

Pero ¿cómo es el día a día de ese futuro? ¿Cómo es una jornada completa en el Colegio Mayor El Faro?

Morning Routine

Suena el despertador a las 8:30 en punto. El dedo va directo a «posponer». Remoloneas un poco más y a las 8:35 ya estás en pie.

Preguntas a Siri por el tiempo para hoy y le pides que te reproduzca tu playlist de cantar en la ducha mientras te quitas el sueño con un baño rápido.

Hoy el equipo de limpieza de El Faro pasa por tu habitación para darle el repaso semanal y cambiar sábanas y toallas, así que aprovechas para organizar todos los borradores del último trabajo de Anatomía I y dejarles dejar vía libre.

Bajas al comedor para desayunar y un día más te enfrentas a la decisión más difícil de tu vida: ¿Tostada de tomate con huevos revueltos o bowl de cereales con yogurt y frutas variadas? Hay días en los que se pone difícil escoger, así que te clavas las dos opciones con un buen café con leche, para coger energías.

Lo bueno de vivir en Moncloa, a un paso de la ciudad universitaria, es que puedes tomarte tu tiempo para desayunar las cantidades que consideres apropiadas sin prisa. Por tener, tienes tiempo de darte un paseo hasta la facultad.

Hora de comer

La mañana se ha pasado volando, pero a las 14:30 el hambre aprieta igual. así que galopas hasta la resi al ritmo de Old Town Road.

Hoy toca comida temática, así que en el comedor de la resi te espera un despliegue de platos típicos catalanes: desde Escudella i carn d’olla hasta Escalivada y Fideos rosejats. No tienes mucha idea de qué es cada cosa, pero después de una breve explicación del Chef de la resi, decides que en esta vida hay que probarlo todo y te lanzas a descubrir la gastronomía mediterránea.

Después de una cantidad bastante ingente de comida, llegas a la conclusión de que, si tu abuela fuera catalana, sus platos sabrían como estos. Eso te hace recordar los tuppers que todavía tienes en el frigo de tu habitación, y decides que mañana la comida va a ser ligerita para poder darles cuenta.

Tarde de estudio

Ayer reservaste en Recepción uno de los espacios de coworking de El Faro para poder hablar sin problemas y utilizar los proyectores de última generación que tienen las salas y así exponer las ideas que tenéis de portada y maquetación. Cuando llegan tus colegas de la facultad y os metéis en la sala os venís arriba, y salís con la seguridad de que vuestra exposición va a ser prácticamente una charla TED.

Día de colada

Tras compartir un café y un paquete de frutos secos de las máquinas de vending de la sala común, te despides del grupo de trabajo y subes a tu habitación a por toda la ropa que has ido acumulando durante la semana para bajar a la lavandería. Por suerte, hay lavadora y secadora. Así que no corres el riesgo de quedarte sin ropa interior, aunque hayas pospuesto la colada más que la alarma de las mañanas.

Un rato para ponerse en forma

Mientras la lavadora hace lo suyo, tu aprovechas para pasar por el gimnasio de El Faro y empezar con tu rutina de ejercicios a lo Fausto Murillo.

Para motivarte, te has descargado la última app de fitness: Necesitas coger ritmo antes de la Navidad para poder hacer justicia a las comidas familiares sin ningún tipo de remordimiento.

Además, con eso de que ahora puedes ver un capítulo de The Big Bang Theory mientras haces los kilómetros programados en la cinta, no hay excusa.

Noche de barbacoa

Sales del gym, recoges la ropa y subes a tu habitación para arreglarte. A las 20 habéis quedado en la terraza porque esta noche toca barbacoa organizada por el equipo de Plan Go.

Entre que organizas la ropa y te pegas una ducha relajante se te ha echado el tiempo encima, y ya empiezas a ver las primeras stories de tus compis en Instagram. Se te hace la boca agua con tanto tocino humeante y te pones las pilas para bajar enseguida, aunque sabes que es prácticamente imposible que la comida se acabe.

Lo mejor de la BBQ es lo mucho que el equipo de Plan Go se curra la playlist y la decoración. No te sorprendería si en cualquier momento aparece Henry Méndez del fiestón que lleváis encima.

Late bed time

La BBQ de El Faro ha terminado y un grupo de residentes decidís salir de fiesta por Madrid. Os han recomendado La Sala Maravillas, que está por Malasaña. Lo bueno de estar en Moncloa es que llegas a todos sitios en cero coma, así que pilláis el metro y en tres paradas os ponéis en el centro.

Horas más tarde volvéis a El Faro. No sabéis que hora es, pero el cielo empieza a clarear. Suerte que mañana es sábado, y puedes tomarte el día con la calma. Llegas a tu habitación, mandas un mensaje para que sepan que has llegado bien y te acuestas a descansar.