Alcalá de Henares, ciudad universitaria de Lope de Vega

Lope de Vega Alcalá de Henares

Si hablamos de Lope de Vega, hablamos de un creador revolucionario, como si hoy en día mezcláramos la versatilidad y atrevimiento de «los Javis» con el ingenio y sabiduría de Almodóvar.

Llamado el Fénix de los Ingenios, fue un influencer de su época. Renovó el género teatral, investigó y escribió sobre todos los temas posibles y en todos los estilos literarios que te puedas imaginar.

Y pese a que el pequeño Lope nació con talento en sus venas, sus experiencias y estudios fueron quienes le ayudaron a convertirse en uno de los mayores escritores del Siglo de Oro español.

No fue hasta 1577 que el joven de quince años Lope de Vega llegó a Alcalá de Henares para estudiar en su universidad. La misma universidad a la que hoy miles de estudiantes de toda España llegan cada año.

Esta universidad ha sido punto de encuentro de grandes personajes de nuestra historia, no solo Lope pasó por sus aulas. Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Quevedo y María de Guzman fueron algunos de los estudiantes más destacados.

Los años que el escritor vivió en Alcalá de Henares, lo hizo en el Colegio de los Caballeros Manriques, situado en la calle Colegios. Ya por aquel momento las residencias de estudiantes eran el principal lugar de encuentro de la juventud y comunidad estudiantil.

Hoy en día lo siguen siendo. Residencias como la que lleva el propio nombre del escritor, la Residencia Universitaria Lope de Vega, son hogar de referencia para las nuevas generaciones de estudiantes. Quizá entre sus residentes se encuentre el nuevo premio Nobel de Literatura o la guionista de la próxima serie de éxito en Netflix.

La historia deja constancia de la larga tradición de bullicio, fiesta y estudio de la ciudad. Y el mismo Lope habla de ello en sus rimas:

Críome don Jerónimo Manrique,

estudié en Alcalá, bachilléreme,

y aun estuve de ser clérigo a pique;

cegome una mujer, aficioneme,

perdóneselo Dios, ya estoy casado;

quien tiene tanto mal, ninguno teme.

¿Pero cómo llegó Lope a la Universidad de Alcalá de Henares?

El dramaturgo provenía de una familia humilde y como eso de que te concedieran una beca no se llevaba, fue gracias a la protección de Jerónimo Manrique, quien le costeó los estudios, que Lope llegó a Alcalá de Henares.

Es cierto que no se puede certificar documentalmente la estancia de Lope de Vega en la Universidad de Alcalá, ya que se perdieron muchos documentos. Pero según su biógrafo y amigo Montalbán, su estancia en la ciudad se extendió hasta el curso 1581-1582.

Hoy las calles de la ciudad siguen guardando un aire a aquella época. El propio ambiente universitario, los edificios conservados y la constante presencia de la universidad son el legado histórico que personalidades como Lope de Vega han ayudado a construir.

Quizá aún se puedan escuchar algunos versos por sus callejuelas como:


Apenas supe hablar cuando, advertido

de las febeas Musas, escribía

con pluma por cortar versos del nido.

Llegó la edad y del estudio el día

donde, sus pensamientos engañando,

lo que con vivo ingenio prometía

de los primeros rudimentos, dando

notables esperanzas a su intento,

las artes hice mágicas volando.