Residencia de estudiantes VS piso compartido

Cuando la vida en casa se termina y toca independizarse comienza la gran y eterna duda: ¿Mejor empezar la nueva etapa universitaria en una residencia de estudiantes o a un piso compartido?

Puedes valorar los pros y contras, pero lo importante es fijarte en lo fundamental: lo que quieres conseguir cuando te vas a vivir a otra ciudad lejos del ala de tu familia.

Buscas tu independencia y conocer gente, tener tu espacio, sentir que manejas tus horarios y tomas tus propias decisiones. Pero sentimos destrozarte el mito, ya tienes que saber que la vida de compartir piso no se parece tanto a un capítulo de Friends como tú crees.

Primero de todo, encontrar un piso adecuado a tus necesidades y que esté cerca de la uni o bien comunicado (que eso de madrugar para ir a clase cuesta un poco).

Y después, las responsabilidades típicas del mantenimiento y cuidado de la casa, de las cuales no te vas a librar: cuadrar los horarios de limpieza (tarea que suele ser casi imposible cuando comienzas las prácticas de la uni), calcular los gastos de cada mes (la luz el agua y el gas pueden variar) y tener que organizarte las comidas para no acabar teniendo que cocinar todos los días a la salida de clase.

En Nexo Residencias no vas a tener que preocuparte por nada de eso, además, somos los caseros más experimentados en la vida universitaria que vas a encontrar. Somos la unión entre tu familia y la universidad.

Cuidamos cada detalle para que sientas que estás viviendo en tu propia casa. Además, alojamos a gente de todas las partes del mundo, por lo que conocer gente nueva y con casa en otro país está asegurado (ya puedes empezar a soñar con los próximos viajes que harás).

Hay seis características que nos definen y colocan como una de las mejores residencias y colegios mayores para estudiantes universitarios:

Sigue leyendo

Cómo ordenar tu escritorio en 6 pasos

Los escritorios de las habitaciones de nuestras residencias para estudiantes son una fantasía. Pero, si ha llegado ese día en el que ni te acuerdas de qué color es, que encontrar un papel en concreto se convierte casi en una peli de Indiana Jones y lo de hincar codos lo ves literalmente imposible, es que es el momento de dedicar un rato (o toda una tarde) a ordenar.

Tu escritorio es tu templo, eso está claro, pero si ya no te cabe ni el estuche, está claro que ese lugar sagrado necesita una reestructuración y crear una dinámica para evitar que el caos se apodere de él con la misma rapidez que los Javis te sacan serie nueva.

Hay mil formas de organizar un escritorio, muchas maneras de colocar y distribuir e, incluso, centenares de casilleros, cajones, estanterías o colgadores que pueden ayudarte a mantener un orden (aunque si cabra tira pa el monte, los acabarás convirtiendo en cajones de sastre también).

Pero antes de que te entre la locura y empieces a llenar tu cesta de Amazon de cosas, deja que te presentemos algunas ideas para organizar tu escritorio de estudio y así tenerlo preparado para cuando llegue el momento de ponerse a hincar codos.

Mucha gente ha teorizado sobre cómo ordenar. Hay libros enteros que hablan sobre ello y tutoriales en Youtube. Pero cada uno tiene que encontrar su forma. Así que pon en Spotify tu lista más cañera y sube el volumen. Aquí te dejamos una lista con algunos consejos y pasos a seguir.

Sigue leyendo